Curso escritura

Matrimonio y artistas

Buenos días Personas, hoy nos toca: el matrimonio y los artistas.

Artistas

Artistas

Bajarán las temperaturas, decían, lloverá el lunes, decían… Pues así estamos hoy, en el último día de agosto y con un sol de justicia y un calor sofocante.

Se suele dice que todo buen novelista tiene detrás una mujer desatendida, cosa que se puede extrapolar a cualquier artista y que toda persona que intente mantener una relación sentimental y afectiva con un artista, tarde o temprano pasará a un segundo plano, que la prioridad del artista es su obra y que nada puede cambiar eso.

Bien, reconozcámoslo: es fácil desatender a una persona, sea quien sea. Es muy sencillo centrarse en cualquier otra cosa antes que en una persona, fundamentalmente porque para ignorar a alguien no has de hacer absolutamente nada y ese abandono no es exclusivo de los artistas.

¿Cuántas personas han preferido ir con sus amigos antes que con sus parejas? ¿Cuántos estadios de futbol están llenos de maridos cuyas esposas esperan en casa a que regresen de su partido dominical? ¿Cuantos “te llamo luego” han elevado la dimension del “luego” a días, semanas o incluso años en algunos casos?

¿Y porque se dice de los artistas que son malos con sus compañeros y compañeras sentimentales? Por estigma.

Los artistas tienen un estigma asociado, del cuál ya he hablado anteriormente y que además es de sobras conocido: somos reser disolutos, de moral laxa y con tendencia a no hacer nada en la vida que sea realmente digno de admiración y le tenemos alergia al trabajo.

Pues lo cierto es que crear cualquier cosa necesita de un gran trabajo, y no digamos ya el echo de sacarla al mundo.

Volviendo al tema del abandono: todo el mundo necesita su momento personal, un espacio para hacer lo que necesite hacer, un momento de recogimiento aunque no necesariamente soledad. Cierto es también que las parejas necesitan su momento para estar juntas sin nadie más, pero ¿Qué necesita el artista? Pues un momento para dedicarle a su arte.

Repasemos,: toda persona necesita su espacio a solas y su espacio en compañía. Si además hablamos de un artista hay que añadirle el espacio para su arte. Además de eso hay cosas como el trabajo, la familia, la casa, la compra, y un largo etcétera, que hay que atender.

A eso hay que sumarle que a veces la inspiración viene acompañada de una compulsión por crear, y si estamos en un momento adecuado no hay problema, si estamos en una situación en que no es posible hacer nuestro arte nos jodemos y nos tragamos las ganas, ¿Pero qué ocurre cuando estamos con nuestro amado o amada y nos pica el gusano de la creación y tenemos esa idea que hemos estado esperando a que llegara? Pues pueden pasar dos cosas: que consideremos que no sea un buen momento o que creamos que nuestra pareja va a entender que necesitamos expresarnos y dar forma a nuestras ideas.

En la primera de las situaciones no hay mayor trascendencia: seguimos con nuestra pareja y listo. En el segundo de los casos, debemos dejar de lado a esa persona, esperando que entienda que necesitamos hacerlo.  Veréis, muchas veces sucede que durante el día hemos tenido a la musa detrás, soplandonos al oído sus inspiraciones y nosotros, amablemente, le hemos rogado que vuelva luego, y la musa lo hace: cada poco vuelve, pero sigue sin ser el momento, entonces le volvemos a pedir, por favor, que se marche. Luego , cuando tenemos el momento para nuestro arte la condenada no aparece y sin embargo, justo cuando ya no la esperábamos, aparece, con una sonrisa de oreja a oreja, con ideas nuevas y una frase en los labios: ” O yo o esa persona”.

Y sabes que elijas lo que elijas va a ser una decisión complicada y que seguramente tendrá repercusiones. Pero no se puede hacer mucho en el fondo, todos los aspectos de nuestra vida merecen atención, decidir que tiene prioridad no siempre es fácil y a menudo damos por sentado que si alguien está con nosotros es porque nos entiende y sabe perfectamente que le queremos, pese a que alguna vez pueda sentirse solo o sola.

Bien, pues eso es todo por hoy, el miércoles volveré con una nueva entrada. Disfrutad de este último día de agosto y sed buenos.

Un saludo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *