Vuelta a la normalidad

Buenos días Personas, estoy de vuelta.

Tras una serie de cambios, previstos e imprevistos, al fin he hayado, mudanza mediate, algo de estabilidad, por lo que ahora me encuentro en disposición de escribir y avanzar mis obras, tanto el prólogo de “Gemelos”, como la obra aún sin empezar de “El carnicero que amaba su oficio”, el cual consiste en una serie de cuentos, cronológica y geográficamente diseminados por todo Domhan.

Del primero ya puse el inicio en facebook, pero por si alguien no lo vió lo añado ahora:

“Nunca se está preparado para la vida: simplemente llega. De todos los caminos que se me pusieron delante siempre escogí el que mejor me pareció, cosa que en mi caso me llego a conocer un oficio, aprenderlo, amarlo, dominarlo y más tarde, por caprichos del destino, odiarlo. No me arrepiento de ninguna decisión, puesto que es por ellas que ahora estoy así y la verdad, me aterra pensar que cambiando alguna sola de las decisiones, por nimia que fuera, todo el presente tan maravilloso que ahora estoy viviendo podría haberse ido completamente a la mierda mucho antes de ser posible.”

Y por ahora eso es todo, el miércoles volveré con lo que es mi visión personal sobre que es arte.

Sed buenos y disfrutad de este día fresco de agosto

Un saludo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *