Curso escritura

Escuelas de artistas

Buenos días Personas, hoy reparamos las escuelas de artistas.

Artistas

Artistas

Esta semama he retomado la escritura del libro, la verdad es que ya tenía ganas, pero entre unas cosas y otras lo he ido dejando demasiado, y es que aunque parezca mentira conlleva mucho trabajo sacar un libro adelante.

Como cualquier arte, la escritura, va por partes: primero nace la idea, luego se trabaja en ella y luego se pule. La idea surje en un istante, la inspiración apenas dura unas milésimas de segundo, el resto es trabajo y esfuerzo.

Un trabajo y un esfuerzo que raramente se ven y muy pocas veces se aprecia. Es por eso que los artistas apreciamos el arte desde dentro, es decir, sabiendo que por cada cuadro, cada escultura, cada película, cada libro que ve el mundo hay detrás toda una inmensa cantidad de trabajo, muchas ideas descartadas, muchos borradores y muchos, pero muchísimos repasos finales. Un artista tiende a buscar la perfección, aún sabiendo que no existe  se esmera en llegar lo más cerca posible de ella, porque aunque nos guste nuestra obra, en el fondo siempre la puliríamos más y más, haciendo eterno el proceso de creación.

¿Sabéis qué  más tenemos en común los artistas? Un mentor, alguien que dominaba mejor que nosotros el arte que éramos llamados a ejercer y que nos ha trasmitido todo lo que sabe de la mejor manera que le ha sido posible, transmitiéndonos, no solo conocimientos, sino también un amor y pasión por lo que se está haciendo.

Centrándones en la escritura: las escuelas de escritores pueden ayudar a toda aquella persona con pasión literaria a mejorar en su escritura, ya sea porque quiera tenerla como afición o porque realmente quiera hacer de ella su oficio.

¿Qué se enseña en una escuela literaria? Pues de entrada os digo que ortografía y gramática no, puesto que eso se supone debería de saberse ya llegada la persona a una cierta edad. Lo que se enseñan son pautas y consejos a la hora de escribir correctamente, dando a conocer los diferentes recursos literarios y la mejor forma de aplicar los mismos, porque en ningún caso se trata de normas, cada escritor debe buscar su estilo y la forma más natural posible que haye de escribir, sientiendo suyas las palabras y textos que escribe.

Cursos de escritura hay de muchos tipos: unos se centran en la creatividad, otros en la novela, otros en el relato corto, los hay de guión de cine e incluso de cómo escribir obras de teatro.

Como ya he dicho, los cursos de escritura no van destinados solo a futuros escritores, también van destinados para todo aquel que quiera conocer este mundo desde dentro. Como anecdota os contaré que algunas personas con pasión por la lectura le cogieron mucho más cariño tras realizar un curso, y es que, según ellos, al ser capaces de ver todo el proceso que conlleva escribir y ser conscientes del trabajo que implica, fueron capaces de valorar aún más la literatura, también fueron capaces de comprender mejor algunas obras y el valor real de las mismas.

Así que si tenéis la oportunidad y os dudáis si hacer un curso de escritura o no, lanzaros a él sin miedo, podéis descubrir una pasión que se os mantenía oculta y tal vez acabéis incluso dedicandoos a la escritura, puesto que no seríais los primeros que van a un curso por entretenimiento y acaban dejando su trabajo para dedicarse por completo a la publicación de libros.

Pues por el momento eso es todo, sed buenos y recordad de poner pasión en todo lo que hagáis, de esa manera disfrutaréis más y lograréis mejores resultados.

Sed buenos, un saludo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *