la publicación

La publicación: ayer y hoy

Muy buenos días personas, el tema de hoy trata sobre la publicación en dos épocas diferentes.

Llevaba un tiempo queriendo hablar de un tema que a mí personalmente me inquieta: la publicación.

Entiéndase por publicación el hecho de sacar al mercado literario un libro nuestro. Ya sea una novela, cuento corto o una recopilación de los mismos.

Hagamos un pequeño viaje atrás en el tiempo, no mucho, apenas unas décadas. Pensad en los libros de antes, esos que tenían que ser de papel, porque no los había de otra cosa. Esos libros que nos hacían quedarnos en vela leyendo, al mismo tiempo que hacían que desarrollásemos la musculatura de los brazos, las ediciones de bolsillo fueron ciertamente un gran invento.

Llegados a este punto os voy a preguntar: ¿Quién o Quiénes decidían que libros se publicaban y que libros no? ¿A quién se le otorgaban las mieles del éxito narrativo y a quién se relegaba al olvido y al destierro de la escritura? Pues, sin entrar a fondo en detalles, una serie de editoriales, llevabas por una elite intelectualoide, que decidían qué era bueno y qué era malo. Había variedad, pero no oportunidades para todos.

Saltemos a hoy, ahora mismo, con internet, smartphones, blogs, redes sociales y un largo etcétera.
¿Quién o quiénes pueden optar por la publicación? Cualquiera. Mediante el uso de una amplia gama de herramientas de autopublicación. Ya sea en formato físico o electrónico. Así mismo hoy disponemos de una muy buena, y relativamente gratuita, herramienta de difusión: la red de redes, el world wide web, la ” internete”.

Internet le ha dado la oportunidad a todo hijo de vecino de expresar al mundo entero su opinión sobre el último capítulo de ” Los Serrano “. Hay quien llama a esto darle poder a quien no sabe manejarlo. Yo lo llamo democratización literaria.

Volviendo al pasado: ¿Quién decidía antes que era bueno y que no? ¿Los lectores? No. La elite intelectual y sus editoriales. Os pondré un ejemplo, Ulises de James Joyce, ¿Cuantos de vosotros conocéis el libro? Ni que solo sea por el nombre, ¿Cuantos lo habéis leído? ¿Y a cuantos os ha gustado? Pues bien, opinéis lo que opinéis ese libro forma parte de la literatura ” universal ” y seguirá figurando en la lista de los clásicos literarios. Eso a pesar de la fama, excepcional y nefasta, que tiene Ulises. Porque es un libro que o amas o aborreces, es raro encontrar un punto medio, cosa que no ha cambiado nada en todos los años que ha pasado desde la publicación.

Hoy en día, ¿Quién puede llevar un autor o autora a la fama y reconocimiento mundial? En una gran medida, vosotros, los lectores.
Es un hecho innegable: hoy en día nos llegan textos de todo el mundo y de toda clase. Y no es menos cierto que a veces se hace difícil llegar a algún contenido interesante. Pero con el tiempo, sois los lectores los que nos dais la oportunidad de darnos a conocer al mundo o quedarnos perdidos en el mar de información. Porque cuando algo nos gusta, lo compartimos, de manera viral además. Todos lo hacemos, y eso es lo que al final hace que los autores y autoras lleguemos mejor a nuestro público, que es lo que interesa con la publicación de nuestras obras.

Concluyendo: es una suerte que contemos hoy en día con todo tipo de herramientas de autopublicación y poco a poco se vayan conociendo los nuevos talentos. La libertad de publicación es fundamental para poder enriquecer nuestro panorama cultural. No obstante considero que las editoriales también hacen una importante labor y que ambas modalidades de publicación deberían coexistir y apoyarse mutuamente.

Nada más que deciros por ahora. Me despido de vosotros con un “hasta pronto” y os deseo que encontréis a ese autor, autora, autores o autoras con el que llenéis ese huequecito literario que tenéis en vuestras vidas, aunque no seáis conscientes de ello.

Más información: escritura.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *