Curso escritura

Divergencias del escritor

Buenos días Personas, vamos a tratar algo que resulta molesto a los lectores: las divergencias.

Divergencias

Divergencias

No hay mejor manera de empezar el día que tener que salir corriendo, eso ya vaticina que el día tendrá la misma tónica, esperemos que no me den mucho la tabarra.

¿Nunca os habéis fijado en que los escritores tienen obras muy buenas y otras que no lo son tanto? Os pongo un ejemplo:  J. D. Sallinger es el autor de “El guardián entre el centeno” (“The catcher in the Rye”), que fue su primera obra publicada. Este libro forma parte de los clásicos de la literatura estadounidense. Pues bien, el señor Sallinger después de ese libro escribió tres más, que son: “Nueve cuentos”, “Franny y Zooey” y “Levantad carpinteros, la viga del tejado y Seymour: una introducción”. ¿Los conocíais? ¿Los habéis leído? Pues estos libros, pese a ser del mismo autor, no han tenido tanta popularidad como “El guardián entre el centeno”.
Estos tres libros son un recopilatorio de cuentos que, en algunos de ellos, tratan sobre los hermanos Glass.

Pero, ¿A qué se debe esta diferencia de popularidad entre unos libros y otros? ¿Son malos los cuentos del señor Sallinger? Lo cierto es que hay muchos motivos detrás de las divergencias de calidad y popularidad de las diferentes obras de un mismo autor. Sin centrarnos en ninguno en particular, a menudo ocurre que un escritor se siente más cómodo escribiendo novelas, cuentos o microrrelatos y al escribir en un formato que no le es tan familiar o no se adapta a su estilo favorito, puede verse afectada la calidad de los textos, y eso el lector lo nota.
También influyen las situaciones personales por las que pasaba el autor en el momento de escribir. Es muy probable que una mala situación afecte negativamente a la obra. Sería diferente si la situación se hubiese superado y se hubiese convertido en una experiencia, un escritor puede utilizar una experiencia dolorosa para escribir un texto emotivo y conmovedor, de manera que su obra se vea favorecida.

Para terminar hablaré de las editoriales y de como afectan a la calidad de los escritores, me refiero a las fechas de entrega y a las correcciones finales ajenas al autor.
Es posible que a medida que un escritor vea próxima la fecha de entrega se vaya poniendo nervioso y acabe por priorizar la cantidad de páginas a la calidad de las mismas. Es bastante habitual que un escritor deba compaginar la escritura con otro trabajo y eso a menudo hace que no pueda disponer de todo el tiempo que le gustaría para su novela, sobre todo si es un ser sociable con familia y amigos, que entonces también le gustará dedicarle tiempo a ellos. Dado que las fechas de entrega deben respetarse, con lo único que puede hacer algo el escritor es con las otras cosas.

Pero como no puede cogerse vacaciones cuando quiera, ni es recomendable descuidar a la familia y los amigos, lo único que puede hacer es escribir más sacrificando el contenido. Ese tipo de cosas se ven cuando la lectura está avanzada y, pese a estar bien escrito y redactado, no está hecho con la misma soltura, tono y toque a la que el autor nos había acostumbrado hasta ahora, lo cual, suele ser el primer indicio de un final de libro decepcionante para el lector.

También puede haber divergencias con las correcciones ajenas al escritor, pueden ser por dos motivos: la editorial quiere una cosa determinada y el escritor la escribe como le han dicho o una vez entregada la obra, alguien contratado por la editorial, revisa y cambia el texto antes de publicarlo.

En ambas, si no se hace correctamente, el texto queda como si tuviera un parche o un injerto, en especial si la persona que ha traducido no ha tenido en cuenta el estilo del autor y cambia alguna palabra por otra creyendo que la polisemia hará el resto y justamente el autor usó esa palabra con toda la intención del mundo.

Un inciso antes de acabar: influyen de manera puntual la manera en que se ha despertado el escritor, si ha dormido bien, si está acatarrado o si no deja de visitar el cuarto de baño. Esas cosas afectan a la capacidad de concentración y perder el hilo de lo que se escribe suele resultar nefasto.

Pues eso es todo por hoy, para cualquier cosa no dudéis en comentar, si os ha gustado compartirlo y si no volveré el miércoles con otro tema que tal vez sí sea de vuestro agrado.

¿Habéis encontrado algunas divergencias conmigo?

Sed buenos, un saludo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *