Curso escritura

El conflicto

Buenos días Personas, hoy os voy a hablar de el conflicto.

Conflicto

Conflicto

El lunes os di unas pinceladas sobre lo que era un Macguffin, que viene siendo el elemento que hace que una historia avance. Puede haber varios Macguffins, tantos como sean necesarios. Incluso habiendo uno solo, los diferentes personajes pueden interaccionar de diferente manera con él. Pongamos como Macggufin un océano. Dicho océano sirve como morada para unas criaturas a las que llamaremos Herpen.

Este océano da a su vez alimento y trabajo a una gran infinidad de personas, entre ellos pescadores, que viven en un archipiélago formado por muchísimas islas diminutas. Estas islas las dirigen diferentes regentes locales. Uno de ellos ha tenido la idea de que dado que su isla es la más grande del archipiélago debería ser él quien gobernase a las demás y el resto de regentes fuesen meros “alcaldes”. Cuando propone esto el resto de regentes se carcajean y mofan de él. El regente enfadado y humillado decide que si no puede tener todas las islas bajo su control las convertirá todas en una, haciéndolas emerger del mar y autoproclamandose rey de la nueva isla.
Para ello contacta con un grupo de magos, los cuales le dicen que si provocan erupciones volcánicas controladas podrán llenar los huecos de mar que hay entre las islas del archipiélago. El regente les promete una cantidad desorbitada como pago y los magos comienzan con su ardua, lenta y extensa tarea de inmediato.
Los Herpen son los primeros en notar las erupciones, dado que sus viviendas están construidas bajo el agua y por tanto ven sus hogares destruidos.

Los siguientes son los pescadores, que notan que los peces se han marchado de los caladeros. Y finalmente lo notan el resto de personas, que ven que sus casas en primera línea de costa, ahora están a varios centenares metros separadas del mar.
Ahora mismo aquí tenemos un conflicto: Los Herpen que se quedan sin hogar, los pescadores que se quedan sin medio de sustento, las personas que ven como sus islas cambian y el regente que está provocándolo todo.

En el momento en que todos los bandos implicados en el conflicto se conozcas se formarán alianzas y se forjaran enemistades. Cada uno con sus motivos, y utilizando el Macguffin del océano, hará avanzar la historia, en el sentido que le interesa y a través del conflicto. En determinado momento los bandos se enfrentarán y de esta batalla saldrá un vencedor. El resultado final solo pueden ser tres diferentes: el océano del archipiélago y el propio archipiélago desaparecen como tal y en su lugar aparece una nueva isla, el océano y el archipiélago se salvan, volviendo o no a ser como eran antes,o bien, los bandos se enzarzan en una eterna lucha y van frustrándose los planes mutuamente, en un equilibrio de creación y destrucción, que no se puede alterar de ninguna manera.

Sea cual sea el resultado lo que es innegable es que ha sido fruto del surgimiento y resolución de un conflicto.

El conflicto siempre es necesario en toda historia, si no lo hubiera los relatos quedarían muy sosos. Los protagonistas vivirían en una utopía dónde todo el mundo estaría siempre de acuerdo en todo. Todos pensarían igual y no habría antagonistas. Tampoco pasaría nunca nada reseñable, si tuviéramos la capacidad de observar a esta utopía en diferentes momentos veríamos que, pese al paso del tiempo, todo sigue igual. Porque sin conflicto la gente no cambia ni tiene nada que quiera cambiar.

Haced un pequeño ejercicio de memoria: intentad recordar un día en vuestras vidas en que no hayáis tenido un conflicto, entiendo conflicto por algo que os haya estropeado la monotonía y la perfección de vuestra serenidad mental. Como por ejemplo: un despertador que no suena, una taza de café derramada encima de la camisa justo antes de iros, el corte de agua justo en mitad de la ducha, una discusión con la persona que convivís, etcétera.

¿Sois capaces de encontrar alguno? Seguro que algún que otro día habéis tenido así, de paz absoluta. Pero por norma general la paz es un lujo escaso y poco duradero.

Pues en la literatura el conflicto es necesario, porque es a través del conflicto que se capta la atención del lector y se consigue que se meta de lleno en la historia que le estamos contando, además de dotar a nuestro texto de credibilidad, puesto que un mundo perfecto y sin conflicto no existe.

Pues eso era todo lo que quería comentaros hoy. Me despido de vosotros y vosotras. En un par de días, aprox., volveré con otro tema.

Hoy os dejo ser malos y malas, para que vayáis creando conflictos, (pequeñitos ¿eh?, nada de disturbios ni putadas mayores) y así hagáis la vida de alguien rica en anécdotas y le saques de la rutina, que no va mal de vez en cuando.

Un saludo y una feliz caza del conflicto.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *