Curso escritura

La moda de la auto-publicación

Buenas Tardes Personas, hoy vengo a hablaros de la auto-publicación.

Auto-publicación

Auto-publicación

Pues parece que la lluvia del lunes ha llegado hoy, aunque tampoco ha sido abundante, pero al menos han bajado algo las temperaturas y con eso ya me conformo.

¿Habéis notado la creciente cantidad de escritores nuevos que hay hoy en día? ¿Y habéis notado que muchos de ellos tienen su origen en la auto-publicación a través de internet o que directamente son escritores que únicamente se dedican al formato digital?

Posiblemente uno de los casos que más os pueda sonar es el de la escritora Anna Todd y su novela “After” la cuál consta de 4 libros. Anna comenzó su carrera en el mundo literario optando por la auto-publicación, en vista del éxito de su obra varias editoriales decidieron traducirlo y publicar su obra en formato impreso, en España la encargada de hacerlo fue Planeta.

El caso de Anna Todd no es único, por lo visto se está tornando una moda. ¿Es acaso malo que la gente pueda publicar si quiere? No, no es malo en absoluto, internet le brindó a cualquier memo la oportunidad de decir lo que opina sobre la serie “Stark Trek” (Homer Simpson dixit).

Esto no en sí no es un problema, pero a menudo navegar entre la marea de escritores buscando algo de nuestro agrado puede resultar muy complicado, sobretodo teniendo en cuenta que muchas personas publican por publicar, sin hacer siquiera una corrección de estilo, formato y ortografía, lo cuál le puede llevar a más de uno a apreciar la gran labor que hacen las editoriales al librar al mundo de semejantes “monstruos de la literatura”. No obstante, igual que un lirio puede brotar en un campo de cardos, los buenos autores pueden encontrarse entre la paja, recientemente he dado con dos: José Vicente Alfaro y Víctor del Árbol. Del primero os recomiendo “El llanto de la isla de Pascua” y del segundo “Respirar por la herida” ambos los podéis encontrar en formato digital e impreso.

Volviendo al tema de la auto-publicación, para los y las que os lo estéis planteando, mi consejo es que antes de lanzaros a publicar leáis mucho, no sólo porque os ayudará a saber como se escribe correctamente y que formato tiene que tener un libro, sino que también os ayudará a forjaros un estilo propio, algo que para un escritor es fundamental y más en estos tiempos de sobrada oferta literaria en que hay que ofrecer algo que realmente destaque para poder hacerse un hueco en el mundo.

Pues, pues eso es todo por ahora, el viernes si puedo os traeré un cuento, titulado “El imbécil”, que formará parte de los cuentos recogidos en un nuevo proyecto literario, que empezaré a montar cuando termine con el prólogo de “Gemelos”.

Sed buenos, leed, escribir y si os sobra tiempo dejaros arrullar por la sorpresa, pero sólo lo necesario en cuanto veáis que se viste de incertidumbre cortad con esa malnacida.

Sed buenos.

Curso escritura

Matrimonio y artistas

Buenos días Personas, hoy nos toca: el matrimonio y los artistas.

Artistas

Artistas

Bajarán las temperaturas, decían, lloverá el lunes, decían… Pues así estamos hoy, en el último día de agosto y con un sol de justicia y un calor sofocante.

Se suele dice que todo buen novelista tiene detrás una mujer desatendida, cosa que se puede extrapolar a cualquier artista y que toda persona que intente mantener una relación sentimental y afectiva con un artista, tarde o temprano pasará a un segundo plano, que la prioridad del artista es su obra y que nada puede cambiar eso.

Bien, reconozcámoslo: es fácil desatender a una persona, sea quien sea. Es muy sencillo centrarse en cualquier otra cosa antes que en una persona, fundamentalmente porque para ignorar a alguien no has de hacer absolutamente nada y ese abandono no es exclusivo de los artistas.

¿Cuántas personas han preferido ir con sus amigos antes que con sus parejas? ¿Cuántos estadios de futbol están llenos de maridos cuyas esposas esperan en casa a que regresen de su partido dominical? ¿Cuantos “te llamo luego” han elevado la dimension del “luego” a días, semanas o incluso años en algunos casos?

¿Y porque se dice de los artistas que son malos con sus compañeros y compañeras sentimentales? Por estigma.

Los artistas tienen un estigma asociado, del cuál ya he hablado anteriormente y que además es de sobras conocido: somos reser disolutos, de moral laxa y con tendencia a no hacer nada en la vida que sea realmente digno de admiración y le tenemos alergia al trabajo.

Pues lo cierto es que crear cualquier cosa necesita de un gran trabajo, y no digamos ya el echo de sacarla al mundo.

Volviendo al tema del abandono: todo el mundo necesita su momento personal, un espacio para hacer lo que necesite hacer, un momento de recogimiento aunque no necesariamente soledad. Cierto es también que las parejas necesitan su momento para estar juntas sin nadie más, pero ¿Qué necesita el artista? Pues un momento para dedicarle a su arte.

Repasemos,: toda persona necesita su espacio a solas y su espacio en compañía. Si además hablamos de un artista hay que añadirle el espacio para su arte. Además de eso hay cosas como el trabajo, la familia, la casa, la compra, y un largo etcétera, que hay que atender.

A eso hay que sumarle que a veces la inspiración viene acompañada de una compulsión por crear, y si estamos en un momento adecuado no hay problema, si estamos en una situación en que no es posible hacer nuestro arte nos jodemos y nos tragamos las ganas, ¿Pero qué ocurre cuando estamos con nuestro amado o amada y nos pica el gusano de la creación y tenemos esa idea que hemos estado esperando a que llegara? Pues pueden pasar dos cosas: que consideremos que no sea un buen momento o que creamos que nuestra pareja va a entender que necesitamos expresarnos y dar forma a nuestras ideas.

En la primera de las situaciones no hay mayor trascendencia: seguimos con nuestra pareja y listo. En el segundo de los casos, debemos dejar de lado a esa persona, esperando que entienda que necesitamos hacerlo.  Veréis, muchas veces sucede que durante el día hemos tenido a la musa detrás, soplandonos al oído sus inspiraciones y nosotros, amablemente, le hemos rogado que vuelva luego, y la musa lo hace: cada poco vuelve, pero sigue sin ser el momento, entonces le volvemos a pedir, por favor, que se marche. Luego , cuando tenemos el momento para nuestro arte la condenada no aparece y sin embargo, justo cuando ya no la esperábamos, aparece, con una sonrisa de oreja a oreja, con ideas nuevas y una frase en los labios: ” O yo o esa persona”.

Y sabes que elijas lo que elijas va a ser una decisión complicada y que seguramente tendrá repercusiones. Pero no se puede hacer mucho en el fondo, todos los aspectos de nuestra vida merecen atención, decidir que tiene prioridad no siempre es fácil y a menudo damos por sentado que si alguien está con nosotros es porque nos entiende y sabe perfectamente que le queremos, pese a que alguna vez pueda sentirse solo o sola.

Bien, pues eso es todo por hoy, el miércoles volveré con una nueva entrada. Disfrutad de este último día de agosto y sed buenos.

Un saludo.

Sufrimiento: ¿Necesario o un adorno narrativo?

Buenos días Personas, hoy vengo a hablaros del sufrimiento, tranquilos, me refiero al literario.

Sufrimiento

Sufrimiento

Parece que el calor se niega a marcharse, al menos donde yo vivo, por lo menos refresca por la noche, algo es algo.

¿Alguno de vosotros es padre o madre? Bien, pues si lo sois sabréis que muchas veces es mejor dejar que los niños y niñas aprendan solos, a base de recibir lecciones de la vida, ese tipo de lecciones que como madres y padres no se les pueden hacer entender, porque hasta que no las padecen nuestros hijos e hijas no comprenden del todo que significan, pero cuando las sufren, se llevan consigo, además de algún golpe, magulladura, quemadura o corte, una valiosa experiencia que les ayudará a madurar y a crecer, convirtiéndose en adultos hechos y derechos algún día.

Pues bien, con los personajes pasa lo mismo: deben sufrir para poder evolucionar, y a los escritores, tanto como a los padres, a veces nos cuesta ver, y hacer, que nuestros personajes sufren, porque les cogemos cariño a nuestras creaciones, pero sabemos que es la única manera que tienen de aprender, además de que para el lector los cambios de actitud y forma de ser del personaje resultan extraños y confusos si no hay una justificación de por medio. Estas justificaciones pueden darse antes o después, ¿Recordáis el fuera de plano?, del cambio en el personaje, pero deben darse siempre, puesto que no hacerlo genera una serie de agujeros en la trama con la que ningún lector o lectora gusta de tropezarse.

¿Debe entonces el escritor convertirse en un sádico torturador de personajes con tal de lograr una buena obra? Pues no necesariamente. Todo debe ir en su justa medida, puesto que cuando una situación se repite en exceso tiende a volverse absurda, y podemos acabar comvirtiendo sin querer una situación sumamente trágica en una escena que bien podria aparecer en la serie “Monty Python’s Flying Circus” y francamente, creo que ningún escritor querría que su obra fuera interpretada de manera tan opuesta a cómo él o ella la ha creado.

Formas de hacer sufrir, y madurar, a los personajes hay muchísimas, tantas como se imagine el escritor, el arte surje en el momento de aplicarlas correctamente de tal manera  que nuestra historia se vea enriquecida a través de ellas y nuestros personajes ganen realismo y profundidad.

En el relato  “Marco, de los Apeninos a los Andes” Edmundo de Amicis nos cuenta el viaje de un niño de 13 años, que partiendo desde Italia en busca de su madre llega hasta Argentina, dónde la encuentra. Antes del “feliz” encuentro Marco tiene que padecer varias penurias, aunque finalmente madre e hijo logran estar juntos y el cuento tiene un final bonito.

El sufrimiento de Marco hace de alguna manera que el lector se encariñe poco a poco con él y acabe deseando que todo termine bien para él y logre reencontrarse con su madre. Y es que el sufrimiento es una herramienta muy útil para enganchar al lector o lectora, apelando a su humanidad, ademas de que los felices no tienen historias, cuesta mucho más gener empatía con un personaje al que todo le sale bien, puesto que generalmente alguien así acaba generando un rechazo e incluso un odio en el lector, puesto que normalmente a nadie le sale todo bien siempre y al primer intento.

De modo que, toda buena historia necesita su dosis de sufrimiento y si no me creéis pensad en el último libro que hayáis leído  y en qué momentos el personaje ha recibido su sesión de varapalos.

Pues por esta semana he terminado de contaros todo lo que os pretendía contar. Volveré el lunes con una nueva entrada.

Sed buenos, un saludo.

Curso escritura

Escuelas de artistas

Buenos días Personas, hoy reparamos las escuelas de artistas.

Artistas

Artistas

Esta semama he retomado la escritura del libro, la verdad es que ya tenía ganas, pero entre unas cosas y otras lo he ido dejando demasiado, y es que aunque parezca mentira conlleva mucho trabajo sacar un libro adelante.

Como cualquier arte, la escritura, va por partes: primero nace la idea, luego se trabaja en ella y luego se pule. La idea surje en un istante, la inspiración apenas dura unas milésimas de segundo, el resto es trabajo y esfuerzo.

Un trabajo y un esfuerzo que raramente se ven y muy pocas veces se aprecia. Es por eso que los artistas apreciamos el arte desde dentro, es decir, sabiendo que por cada cuadro, cada escultura, cada película, cada libro que ve el mundo hay detrás toda una inmensa cantidad de trabajo, muchas ideas descartadas, muchos borradores y muchos, pero muchísimos repasos finales. Un artista tiende a buscar la perfección, aún sabiendo que no existe  se esmera en llegar lo más cerca posible de ella, porque aunque nos guste nuestra obra, en el fondo siempre la puliríamos más y más, haciendo eterno el proceso de creación.

¿Sabéis qué  más tenemos en común los artistas? Un mentor, alguien que dominaba mejor que nosotros el arte que éramos llamados a ejercer y que nos ha trasmitido todo lo que sabe de la mejor manera que le ha sido posible, transmitiéndonos, no solo conocimientos, sino también un amor y pasión por lo que se está haciendo.

Centrándones en la escritura: las escuelas de escritores pueden ayudar a toda aquella persona con pasión literaria a mejorar en su escritura, ya sea porque quiera tenerla como afición o porque realmente quiera hacer de ella su oficio.

¿Qué se enseña en una escuela literaria? Pues de entrada os digo que ortografía y gramática no, puesto que eso se supone debería de saberse ya llegada la persona a una cierta edad. Lo que se enseñan son pautas y consejos a la hora de escribir correctamente, dando a conocer los diferentes recursos literarios y la mejor forma de aplicar los mismos, porque en ningún caso se trata de normas, cada escritor debe buscar su estilo y la forma más natural posible que haye de escribir, sientiendo suyas las palabras y textos que escribe.

Cursos de escritura hay de muchos tipos: unos se centran en la creatividad, otros en la novela, otros en el relato corto, los hay de guión de cine e incluso de cómo escribir obras de teatro.

Como ya he dicho, los cursos de escritura no van destinados solo a futuros escritores, también van destinados para todo aquel que quiera conocer este mundo desde dentro. Como anecdota os contaré que algunas personas con pasión por la lectura le cogieron mucho más cariño tras realizar un curso, y es que, según ellos, al ser capaces de ver todo el proceso que conlleva escribir y ser conscientes del trabajo que implica, fueron capaces de valorar aún más la literatura, también fueron capaces de comprender mejor algunas obras y el valor real de las mismas.

Así que si tenéis la oportunidad y os dudáis si hacer un curso de escritura o no, lanzaros a él sin miedo, podéis descubrir una pasión que se os mantenía oculta y tal vez acabéis incluso dedicandoos a la escritura, puesto que no seríais los primeros que van a un curso por entretenimiento y acaban dejando su trabajo para dedicarse por completo a la publicación de libros.

Pues por el momento eso es todo, sed buenos y recordad de poner pasión en todo lo que hagáis, de esa manera disfrutaréis más y lograréis mejores resultados.

Sed buenos, un saludo.

Curso escritura

El deseo de escribir

Buenos días Personas, hoy hablaremos del deseo de escribir.

Deseo

Deseo

Siento haberos hecho esperar una semana para poder leer una nueva entrada, pero a veces no se ocurre que podía contaros. Así que hoy he decidido hacer introspección y hablaros sobre el comienzo de todo escritor: las ganas de escribir.

Escribir no gusta a todo el mundo, no cualquier persona tiene el deseo de plasmar sus pensamientos en forma escrita, la verdad es que es algo terapéutico: obligarnos a pensar que nos pasa por la cabeza y materializarlo en forma de palabras que podemos ver nos puede dar tanta satisfacción como pegar cuatro gritos fruto de nuestra indignación ante una situación o conjunto de las mismas.

No obstante el deseo de escribir al que me refiero tiene que ver con cosas que sólo están en nuestra cabeza, pero en lugar de hacernos infelices, nos generan la necesidad de contarlas.

En cierta manera es un tipo de extroversión muy particular y concreto, hace falta tener valor para querer mostrar al mundo lo que hay en nuestra mente, aunque, como ya he dicho muchas veces, escribir es a título personal, se hace por instinto, por algo que nos quema dentro y nos genera la necesidad de crear un texto.

Todos tenemos algo que nos gusta compartir con otros, algo que sólo nosotros podemos ofrecer, ya sea nuestro don culinario, nuestra mano derecha con el bajo, nuestro sentido del humor o lo bien que sabemos doblar los pantalones. Pues bien, todo eso que hagamos bien, nos guste y disfrutemos compartiendo es algo que nace de nuestra alma, el simple echo de hacerlo ya nos hace felices, compartirlo nos genera satisfacción y si logramos que guste a alguien nos llena de orgullo, orgullo por un trabajo bien hecho.

Pues eso es todo por hoy, procuraré volver el miércoles, aunque me estoy planteando si dedicar los días de la semana a escribir cosas diferentes, ya os contaré.

Sed buenos, un saludo.

Curso escritura

Escritoras y escritores

Buenos días Personas, hoy voy a hablaros del oficio de ser escritores o escritoras.

Escritores

Escritores

Ayer el día estuvo salpicado de tormentas de verano, eso ha hecho que las temperaturas sean más llevaderas, parece que agosto nos va a dar un verano de temperaturas soportables.

Por el título y el primer párrado de la entrada ya se puede entender claramente de qué voy a hablar, sin centrarme en nadie en concreto voy a hablar, en términos generales, de que es lo que define a alguien como escritor o escritora.

Se define al escritor o escritora como aquella persona que escribe, pero, ¿Es tan sencillo? ¿Uno se pone a juntar letras y se convierte en escritor? Pues sinceramente tampoco se necesita mucho más.

Hay quien dirá que escritor eres si te ganas la vida con ello o si ya has publicado algo y eres conocido.
Bien, lo segundo, hoy en día, es más sencillo: internet ha traído al mundo autores y autoras que no habrían visto nunca su obra publicada sino fuera por la red de redes. En cuanto a lo primero: ser escritor profesional, es decir, cobrar un sueldo por ello y vivir de él, no es tan sencillo como se pueda pensar, no basta con tener talento, buenas ideas y una  excelente capacidad de comunicación escrita, muchas veces, lo que más influye es la suerte.

Sacar un libro a la luz es sencillo, basta con tener una cuenta en cualquiera de los medios de autopublicación y en pocas horas nuestro libro estará listo para ser comprado. Si nos decantamos por envíar nuestra obra a una editorial pueden ocurrir dos cosas: que nos la publiquen o no.

Pensad que las editoriales no son una ONG, es una empresa y como tal debe generar beneficios. El rechazo de nuestra obra puede ser por muchos motivos: que no se ajuste a sus temas de publicación, que no están buscando publicar algo como lo nuestro en ese momento, que no le vean posibilidad comercial, etc.

Que una editorial no publique un libro no significa que este sea malo, de modo que si os pasa no os sintáis mal, el mundo literario es muy competitivo, a fin de cuentas, ¿Cuantos escritores conocéis que se hayan hecho ricos con sus publicaciones? Hay muy pocos casos y Joan K. Rowling es una excepción, cierto es que su obra es buena y a convertido en lectores a muchos niños y gusta también a adolescentes y adultos. Pero ser un buen escritor no conlleva automáticamente la fama y la fortuna, para eso se necesita que nuestra obra tenga acogida a nivel mundial, y esté disponible en varios idiomas y países.

¿Siendo tan difícil deberíamos tirar la toalla? No, nunca. Es cierto que la mayoría de escritores jamás estarán en una estantería de ninguna librería o biblioteca y de los que sí estén muchos necesitarán de un trabajo adicional para poder llegar a fin de mes.

Pero dejadme que os diga una cosa: si los escritores escribimos es porque queremos, dentro de nosotros tenemos un impulso de escribir y de contar algo al mundo, en el fondo no nos importa si nadie nos escucha, esto lo hacemos por nosotros mismos, sí además logramos llegar a alguien y gustarle, recibimos una gran satisfacción, pero es nuestro corazón el que nos pide que escribamos, no nuestro bolsillo, ese sabemos que es más fácil y sensato llenarlo a través de medios más fiables y convencionales.

Pues eso ha sido todo por esta semana, nos volverenos a leer el lunes, si todo va bien, cosa que debería ser así.

Sed buenos, un saludo.

Curso escritura

Arte desde dentro

 

Buenos días Personas,hoy vengo a hablaros del arte desde dentro.

Arte

Arte

Ya falta menos para el ecuador de agosto, que para algunos puede suponer el inicio de vacaciones, para otros el final, y para mi: es un sábado que pinta muy bien.

Hablando de pintar, el lunes os dije que os hablaría de mi visión personal de lo que era el arte y voy a hacerlo desde dentro, es decir, de como alguien que crea contenidos artísticos vee el mundo del que forma parte.

No se puede hablar del arte sin hablar del artista, puesto que uno sin el otro no existe. Se tiende a pensar en los artistas como seres de vida disoluta, propensos al consumo de sustancias, legales e ilegales, con gran capacidad para acumular divorcios y propensos a vivir en un mundo a parte. Bien, pues según con que artista topéis todo esto encaja a la perfección, en mi caso: ni fumo, ni bebo, ni voy con mujeres, lo cuál no es en sí ni bueno ni malo, simplemente es lo que (no) hago.
En cuanto a lo de evadirse de la realidad: resulta del todo imposible crear absolutamente nada si un artista no hace volar su imaginación, se monta en ella, despega los pies del suelo y pierde de vista el mundo que le rodea.
Este proceso es complejo, y a menudo imposible, de entender para quién no esté familiarizado con él, puesto que es algo que no todo el mundo puede hacer y requiere de muchas dosis de paciencia y empatía.

¿Pero no se supone que un artista plasma el mundo, tal y cómo él lo ve, en sus obras?

Sí, de echo, ahí está la clave: en como ve un artista el mundo. Vereis, yo, por norma general, me levanto cada mañana, desayuno, me ducho y me voy a trabajar. Hasta ahí todo normal, mi artista surje cuando me doy un momento para salir de esa normalidad, por un tiempo determinado, para poder crear algo.

Eso no significa que olvide que existe un mundo real que reclama casi continuamente toda mi atención. De acuerdo, sí, a veces es lo que ocurre: me siento a escribir y de repente, me doy cuenta de que llevo todo el día sin comer, sin ir baño y sin levantarme de la silla para nada, aunque desde luego, si eso ha pasado, es porque he tenido tiempo para dejar que pase y no afecte en nada a mi vida personal y laboral, hay un momento para cada cosa, en cuanto llevo puesto mi uniforme de trabajo entro en modo trabajo, y aunque disfrute mucho ejerciendo mi oficio no se me ocurriria ponerme en modo creativo y escribir en las paredes ni explicarle a mis compañeros ni a mis superiores de que va mi último cuento, sencillamente: mientras llevo mi ropa de faena es lo que toca hacer.

Si bien es cierto que la inspiración puede llegar en cualquier momento y le da igual qué hora sea y dónde estés, si ocurre cuando estoy en mi puesto, guardo esa idea y no la vuelvo a mirar hasta que tengo tiempo.

Y aunque este sea mi caso concreto, estoy seguro de que vosotros convivis con un artista, que madruga tanto como vosotros, ficha a la misma hora que vosotros y trabaja igual de duro que vosotros, y no os habréis dado cuenta de que fuera del curro toca en un grupo, pinta, compone canciones, escribe poesía, elabora deliciosos platos, dibuja tiras cómicas, hace esculturas o forja joyas.

Cada artista tiene su medio de expresión y su forma de expresarse y para mí, todo aquello que provoca en nosotros una emocion, sea positiva o negativa, si esa emoción es fruto de un trabajo y una consciencia de artista, que ha lanzado una obra al mundo, siendo consciente de que lo ha hecho, eso es arte, y como tal puede gustar o no.

En muchas ocasiones se confunde el gusto con la calidad, y la gente cataloga de malo algo que no le gusta.
De acuerdo, hay artistas malos y artistas buenos, así como obras malas de buenos autores y autores malos de buenas obras, pero entender el arte conlleva tener una noción y sensibilidad del mismo.
Alguien que ve en blanco y negro no puede apreciar la belleza de un atardecer ni disfrutar de todos sus tonos de rojo, naranja y amarillo. Y de la misma manera alguien que no entiende de arte no puede valorar la complejidad de su creación.

Sin ánimo de ofender a nadie, considero que muchas veces la gente no disfruta del arte porque no se ha propuesto hacerlo, comprendo que, según la obra, sea un trabajo tedioso y un ejercicio de futilidad, pero la recompensa es grande para aquella persona que se atreva a dejarse llevar por sus sentidos al mundo creado por el artista. La sensación puede ser a veces desbordante, pero es altamente diafrutable si se sabe como hacerlo.

Y esa ha sido mi explicación del arte visto por un artista, el viernes volveré con algo nuevo.

Sed buenos, un saludo.

Curso escritura

La sátira

Buenos días Personas, hablaré hoy sobre la sátira, esa gran desconcertada.

La sátira

La sátira

Hacía una semana que no os contaba nada y ya os empezaba a echar de menos. Las vacaciones van bien, el calor no tanto, será que no está hecho el verano para lo seres gorditos.

Hoy os traigo un tema cargado de humor, sarcasmo e ironía: la sátira.

La sátira puede ser un recurso y un género literario. En ella se trata de expresar desacuerdo, indignación y/o frustración hacía una persona, un grupo de ellas o hacía un asunto o asuntos determinados, con el propósito de divertirse, burlarse o moralizar. Para lograrlo la sátira emplea el cinismo, el sarcasmo, la analogía, la ironía, la yuxtaposición y los dobles sentidos.
La sátira puede estar escrita en prosa o en verso, aunque también existe una sátira llamada menipea, que combina la prosa y el verso, tiene la extensión de una novela y tiene su origen en filósofo y escritor griego Menipo de Gadara.

Como habréis podido imaginar la sátira tiene su origen en Grecia, concretamente se inspira en la poesía yámbica, la cual tiene su origen en las fiestas asociadas a la diosa Deméter y debe se nombre en el sistema métrico basado en el yambo (Ίαμβος), aunque tampoco se puede negar que tenga relación con  Yambe, la hija de Pan y Eco, en la mitología griega. Yambe es la Diosa de griega del humor y la poesía, y sacó de su depresión a Demeter, Diosa de la agricultura.

En base a ese origen divino la literatura latina transformó la poesía yámbica en lo que hoy conocemos como sátira. La cual comenzó su andaduría por España en la Edad Media de la mano de Juan Ruiz, más conocido como el Arcipreste de Hita, escritor Madrileño del siglo XIII, el cual en su “Libro del buen humor” hace una crítica al poder del dinero.
Otros autores que usaron la sátira fueron Ramón del Valle-Inclán con el género literario que el mismo bautizó como Esperpento y que puede verse reflejado en su obra de teatro “Luces de Bohemia”, sin olvidarnos de Miguel de Cervantes y su famosa obra “Don Quijote de la Mancha”.

Durante el siglo XX la sátira fue utilizada por autores como George Orwell en sus obrad “Rebelión en la granja” o “1984”, ambas cargadas de un humor irónico y cínico.
Tampoco el séptimo arte se está de emplear la sátira. Charles Chaplin era muy ducho en este género, cosa que demuestra muy bien en películas como “El dictador” en que parodia a Adolf Hitler.

Más recientemente ha cobrado gran fama el género musical de la Chirigota, el cual puede escucharse sobretodo en carnavales y consiste en una crítica o burla, en forma de canción, muy similar en estructura y ritmo a una jota, y que suele tratar temas políticos, amarillistas  y demás temas de actualidad.

Como veis la sátira es un género bastante extendido y que abarca varias ramas artísticas. De momento eso es todo, espero volver pronto con un tema nuevo. Procurad que el calor no os derrita demasiado la sesera.

Sed buenos , un saludo.

Curso escritura

Correcciones

Buenos días Personas, tema de hoy: correcciones.

Correcciones

Correcciones

¿Cómo estáis llevando el calor? ¿Fatal? Ya somos varios millones. Al menos dicen que el jueves se acaba la ola de calor, pero yo pienso que estando ya en verano poca tregua nos va a dar el bochorno.

Yendo al grano con el tema de hoy, las correcciones literarias son parte fundamental del trabajo del escritor, el cual se podría definir en dos fases: primero viene la fase de artista puro, en la que crea el contenido, y luego viene la del crítico, en la que valora el trabajo que ha creado y decide si es bueno o no.
A menudo es muy difícil ser crítico de uno mismo, generalmente por creernos demasiado buenos o demasiado malos. En el primer caso se corre el riesgo de no descartar nada, en el segundo de descartarlo todo. Por eso siempre es bueno contar con una segunda (o incluso tercera) opinión. Muchas veces he estado a punto de descartar algo que luego me han convencido de dejar y al revés, algo que creía que estaba bien me han argumentado porque, a la larga, no podía funcionar de ninguna manera.
Porque cuando alguien corrige un texto lo hace pensando en todo él, teniendo en cuenta que todas sus párrafos y capítulos si los hubiera encajen a la perfección, y que tanto el inicio como el final del mismo estén bien llevados. Ya sean textos de dos páginas o de mil quinientas, todo el texto debe estar en armonía, con el mismo tono y cada final de capítulo debe dar una sensación de continuidad con el siguiente, para no romper la sensación creada y desconcertar al lector y que se lleve la sensación de que está leyendo un diario de investigación científica, en que cada día hacen cosas diferentes sin relación las unas con las otras.

Y es que, como siempre digo, escribir es un arte, desde el proceso mas puro de creación, hasta el menos valorado de la corrección.

Sed buenos, volveré pronto con más contenido.

Un saludo.

Curso escritura

Emociones escritas, sensaciones impresas

Buenos días Personas, el tema de hoy son las emociones que nos transmiten los textos que leemos.

Emociones

Emociones

Estar de vacaciones y tener que madrugar para tener que atender otros asuntos debería ser un delito tipificado, pero desgraciadamente la vida no da respiros y no espera a nadie, de modo que aquí seguimos dando guerra.

En el mundo literario el lenguaje lo es todo, concretamente el escrito. Cada una de las palabras esta pensada para crear un clima o una sensación concreta, nada se deja al azar. Un escritor no transmite algo por accidente, es posible que se comprenda mal su texto, porque, por ejemplo, no todo el mundo es capaz de comprender el sarcasmo y la ironía, sobre todo cuando éstas han sido hiladas de una forma muy fina, de tal manera que solo una mente muy aguda y despierta sería capaz de captarlas y entender el texto con la verdadera intención con la que pretendía su autor.

A la hora de lograr transmitir emociones, sentimientos, pensamientos y demás la empatía juega un papel crucial, el escritor debe saber ponerse en la piel del lector y saber con qué palabras exactas debe expresarle lo que pretende decirle, en la intensidad que desea, mientras va avanzando la lectura. Y todo eso sin notas a pie de página, comentarios sobre interpretaciones, ni indicaciones entre paréntesis que indiquen el tono y rapidez con que debe leerse el texto para lograr la sensación que pretendía el autor

El texto siempre debe estar desnudo, para que todas las sensaciones y emociones calen de forma más natural, no obstante el escritor tiene toda una serie de recursos a su disposición con las que hacer que el texto sea interpretado de la manera que el quiere.
El primero de ellos, por su ubicación, es la cita. Está siempre antes del texto, después de la dedicatoria y sirve como filtro de tono y emociones con las que se debe leer el texto siguiente. La cita hace referencia a un párrafo de un libro o a una frase dicha por un autor, debe evocar el sentimiento con el que queremos impregnar al lector, para que al leer el texto tenga en mente la sensación que le ha transmitido la cita. Os pongo un ejemplo de frase polarizante: “Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti”. Esta frase de Nietzsche, evoca  intranquilidad y miedo a lo desconocido, con una sensación del peligro que conlleva querer desentrañar un misterio y todo eso con tan sólo catorce palabras.

Otro recurso para expresar emociones son los narradores y los personajes. De hecho, la mayor parte de las emociones van a ser expresadas por estos dos elementos, ya sea de forma directa o indirecta, a través del dialogo, la narración, o de la descripción.
El último de los recursos es el lenguaje en sí mismo, con todo lo que este permite. Utilizando correctamente las figuras literarias, la métrica de las palabras y las cacofonías se puede lograr trasmitir una infinidad de sentimientos y emociones, además de un ritmo determinado, la cual cosa exacerba según que sentimientos, como por ejemplo la impaciencia, si un personaje tiene prisa y está entablado en una conversación con otro que utiliza palabras largas y rimbombantes, hará que la urgencia por terminar la conversación aumente, y esto afectará al lector, al cual tendremos atascado en una conversación insulsa e irrelevante, que no aportará nada y estará deseando que termine, para poder proseguir con la parte interesante del texto.

En definitiva, escribir conlleva un mínimo de conocimiento sobre como funciona el alma humana, puesto que como escritores debemos dotar de ella a nuestros textos. Para que sea este alma la que hable a la de los lectores y así poder crear un vínculo empático con ellos y poder transmitirle todo lo que pretendemos de forma natural y amena, puesto que si algo cala en el lector le acompañará allá dónde vaya durante el resto de su vida, y más vale que sea algo con lo que el lector quiera cargar.

Pues de momento eso es todo por hoy, espero que os haya gustado y haya logrado transmitiros algo hoy. No os olvidéis de compartirlo si ha sido el caso. Nos vemos el miércoles con un nuevo tema.

Sed buenos. Un saludo.