Mariposas y breve explicación de mi ausencia.

Buenos días Personas hoy os traigo mariposas, ya lo entenderéis más adelante.

Hoy hace exactamente ciento cuatro días que no os cuento nada, no es que haya tirado la toalla, precisamente todo lo contrario: llevo un tiempo dedicado a sacar adelante unas cuantas cosas, entre ellas un curro remunerado, dos guiones hechos un fanzine hecho por diversión y mi novela.

De curro y del fanzine no voy a hablar aquí, de la novela ya voy por las sesenta y dos mil palabras, lo que vienen siendo catorce capítulos de los que calculo que quedan entre cuatro y siete más para acabar la novela. Una vez la finalice empezará la tarea de corrección, en las que el número de páginas podría variar considerablemente, tanto para más como para menos.

Confirmaros que finalmente, tras consultarlo con varios lectores, añadiré un glosario al principio del libro, pues son muchos los conceptos que se cuentan en la novela y sin ese glosario mucha gente estaría perdida y no sabría de que hablo. Es posible que también añada mapas y otras ilustraciones al glosario, ahhhh…, las bondades de la era informática.

Por ahora poco más que deciros, os dejo con un escrito algo visceral, leedlo con precaución.

Sed buenos.

 

Mariposas

Mariposas

Mariposas

Mi vida está llena de mariposas.

La que te atasca en la garganta y no te deja respirar.

La que aletea fuerte dentro de tu corazón y lo acelera.

La que se incrusta en tu cabeza y te hace sentir miedo.

Las dos que se suben a tus tobillos y te hacen correr.

La que se engancha en tu espalda y te agota.

La que te aborda en sueños por las noches y te hace gritar.

Odio las mariposas.

Debe ser que me paso la vida rodeado de capullos.

Que nacen de gusanos a los que yo mismo alimento.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *